Los de eje variable que se destinarán a la conexión gallega iniciarán en breve sus pruebas en vía. Estos avances hacen factible que estén listos en verano

Cuando se habla del Avril se incide a menudo en el proceso de homologación, es decir, los recorridos reales en vías de alta velocidad para probar la fiabilidad de los trenes que recortarán los tiempos de viaje —en principio, algo más de 20 minutos— para las ciudades atlánticas donde ahora solo dan servicio los Alvia. Pero se ha prestado poca atención al proceso de fabricación de las 30 unidades que ha encargado Renfe, 15 de ancho fijo y otras 15 de ancho variable. Fuentes de Talgo han confirmado a La Voz que ya han fabricado 29 de las 30 ramas incluidas en el contrato adjudicado a la compañía española en el 2016. De hecho, la empresa especializada en material rodante y tecnología ferroviaria está ya en el proceso de montaje de la última composición incluida en el pedido.

Los Avril son los trenes de muy alta velocidad de Talgo. Pueden circular a 330 por hora en ámbitos comerciales —la velocidad está limitada a 300 en la red española—, aunque su registro máximo llega a los 363 por hora. Su otra característica es que es capaz de transportar 600 viajeros, casi el doble que los AVE actuales, gracias a que la anchura de la caja de los coches aprovecha al máximo el gálibo lateral, lo que permite filas de asientos de tres y dos, como los aviones.

Las decenas de miles de kilómetros que tienen que recorrer estos trenes antes de comenzar con los servicios comerciales se estaban cubriendo solo con dos unidades de ancho fijo y no había apenas información sobre cómo iba el proceso de fabricación del resto de los trenes. Por tanto, es una buena noticia después de una pandemia que retrasó el proceso y la crisis de suministros que afectó a estos sectores.

El hecho de que solo quede un tren por fabricar es coherente con el anuncio del viernes de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, que dio visos de realidad a la posibilidad de que los Avril (la serie 106, para Renfe) puedan estar en servicio este verano. Inicialmente este era el plazo previsto, pero en los últimos meses se puso en duda por la propia complejidad del proceso de homologación, clave para que estos trenes sean seguros y fiables. Fuentes de Transportes confirmaron que Talgo ha solicitado nuevos surcos para hacer más kilómetros por las líneas de alta velocidad, incluida la red gallega, adonde llegará uno de ancho variable.

La otra noticia positiva es que esta solicitud de capacidad está relacionada con el inicio de las pruebas dinámicas de la subserie de rodadura desplazable, el modelo de tren que se destinará Galicia, pues es capaz de circular por las vías de ancho internacional y por las del ibérico, este último desplegado desde Ourense hasta Santiago y de norte a sur en el eje atlántico. «Para el de ancho variable se han realizado ya todas las pruebas estáticas, y está previsto comenzar en breve sus pruebas dinámicas. Actualmente se encuentra en el taller de Valladolid», explican fuentes de Talgo.

Menos kilómetros

También es positivo que para el proceso de homologación de los trenes a los que aspira Galicia no haya que realizar tantos kilómetros como para los de ancho fijo, porque eso sí haría peligrar el plazo del verano como horizonte de puesta en servicio. Ambas subseries comparten muchas características. «Por eso el plan de homologación contempla probar primero determinadas características con los trenes de ancho fijo para que, una vez validadas, establezcan el punto de partida que permita continuar con los trenes de ancho variable en lo que les es específico», explican las fuentes del fabricante ferroviario. Eso implica, explican, que los trenes de ancho variable necesitan menos kilómetros en pruebas en comparación con los de ancho fijo. Además del ancho variable, también es necesario homologar el sistema de electrificación.

Cuando finalice la homologación general, cada tren fabricado será sometido a un proceso de pruebas tanto estáticas como dinámicas.

Ethel Vázquez insiste en el cambio de ancho para atraer a competidores de Renfe

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, manifestó ayer que la finalización de la línea de alta velocidad y la llegada del AVE a Ourense han traído ahorros de tiempos en todas las conexiones, aunque precisó que ciudades como Santiago, donde asistió a la inauguración de la cafetería de la estación de autobuses intermodal, «aínda non viron cumprido o obxectivo de recibir o AVE e de que o tempo de viaxe entre Compostela e Madrid se estableza nas dúas horas e 50 minutos comprometidos». Para ello, precisó, es necesario que lleguen los trenes Avril, uno de los asuntos que estuvo sobre la mesa en la reunión del viernes con la ministra de Transportes, en la que también participó la conselleira.

En ese encuentro con el equipo de Raquel Sánchez también se expuso la propuesta de la Xunta para cambiar del ancho ibérico al internacional el recorrido entre Ourense y Santiago. Ethel Vázquez volvió a defender ayer este planteamiento. «É necesario comezar a planificar a modificación do ancho de vía entre Ourense e Santiago para facilitar a chegada do AVE á capital e, sobre todo, dos competidores que contribúan a ofrecer máis frecuencias e mellores prezos», destacó.

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2022/01/23/talgo-fabricado-29-30-trenes-avril-ave-premium-circulara-galicia/0003_202201G23P7991.htm